Gestión emocional de la preparación de la oposición de enfermería militar

Tengo sensaciones negativas cuando pienso en las oposiciones de enfermería militar… ¿Qué hago?, ¿cómo manejo esta situación?”.“¡No sé qué me pasa pero no puedo dormir por las noches!”
“¡Cuando hago simulacros de exámenes la tensión me puede y me bloqueo!”
“¡No sé cómo gestionar los comentarios negativos de otras personas en relación a las oposiciones de enfermería militar!”

Una parte fundamental para aprobar las oposiciones de enfermería militar es la gestión de  las debilidades, para ello necesitamos conocer las herramientas para mejorar nuestra  inteligencia emocional (cómo manejamos el estrés, los nervios, las situaciones de presión…etc) . Todos los años nos llegan alumnos que han suspendido en otras academias  y se encuentran devastados psicológicamente, y les tenemos que ofrecer  herramientas para que su rendimiento sea óptimo y puedan aprobar la oposición de enfermería militar.

  • La preparación de las oposiciones de enfermería militar  nos coloca en una situación de especial tensión física y emocional.
  • Si a esto le sumamos a las obligaciones familiares, al trabajo, a las guardias dobles etc… nos encontramos con un laberinto de emociones, donde  de forma inevitable va a entrar en juego el factor mental y emocional, siendo éste  un aspecto decisivo en el resultado final de  la oposición.
  • Nuestra mente es a veces nuestro peor enemigo, y el hecho de que la oposición sea a medio o largo plazo , convierte la oposición en una carrera de fondo . ¿Cuántas veces has pensado en “tirar la toalla” a pesar de que se enfermero militar sea tu sueño?
  • La aceptación del estrés temporal y la gestión de las emociones,  traerá la obtención de una plaza que mejorará, sin duda, nuestra situación laboral, y emocional, ya que conseguimos nuestra vocación.
  • Durante este tiempo aparecerán reiteradamente, los miedos, los altibajos la incertidumbre, las dudas,  el estrés la desmotivación, la frustración y las ganas de abandonar. Será muy importante que sepas observar lo que sucede y poner medidas a tiempo. Pero como ya sabes si utilizas nuestro método tu éxito será más fácil. Usa técnicas de relajación. Para comenzar:
  • Reconoce las señales de alarma, tanto de tu cuerpo como de tu alma: cansancio mental y/o físico, ansiedad, insomnio, falta de concentración, tristeza, miedo, inseguridad, pérdida de autoestima…El sentimiento  cuestionarse su autorrealización y valía debes cambiarlo por mensajes positivos 
  • Analiza cómo las gestionas y como las has superado en otras ocasiones: ¿tratas de evitar las emociones que sientes? ¿expresas y conoces qué te sucede? ¿sabes por qué has llegado a este punto? Elimina distracciones mientras estudias
  • Elimina las situaciones y las personas tóxicas.
  • Tercer lugar contacta con profesionales, estamos para ayudarte.

 

Os vamos a contar algunas medidas  y técnicas fundamentales:

  • Conoce tu cuerpo y las señales de alarma. Aprende a parar si no te sientes bien. No aceptar las emociones implica no aceptarnos a nosotros mismos,
  • Comparte tus inquietudes con personas que te puedan apoyar. Tu tutor ha vivido la misma situación: te puede y quiere ayudar. Comparte contigo mucho mas de lo que piensas, y un día estuvo en tu misma situación.
  • Además, Date algunos premios, cuando consigas tus objetivos. Disfrutar de las sensaciones satisfactorias y gratificantes que quedan tras una jornada de estudio es fundamental, porque nos motiva para seguir la siguiente jornada con ánimos y optimismo
  • Establece objetivos realistas y a corto plazo en tu preparación y evalúalos diariamente.
  • Planifica el ocio a corto (hoy), medio (al final de la semana) y largo plazo (a final del mes).
  • Mantén un día semanal de descanso, así como un calendario diario en el que tengas tiempo para desconectar y hacer otras actividades.
  • Procura llevar una vida sana: haz ejercicio físico, ten aficiones, rodéate de personas que te quieran. Intenta dormir unas 8 horas cada noche. Come bien y sano. Bebe mucha agua. 
  • Haz deporte pero no te mates, el cerebro sufre :                                                                                             
  • Incorpora a tu rutina diaria estrategias de relajación (por ejemplo, respiraciones abdominales, yoga, imaginación guiada, meditación, etc.).
  • Apunta las emociones positivas y guardarlas. Por otro lado, apunta las emociones negativas y después rompe el folio y tirarlo.
  • Acércate a la naturaleza y respira!                                                                      
  • Las circunstancias externas, sobre todo si son inesperadas, no dependen de ti y no deben condicionar tu vida.
  • Estamos a tu lado para que tu camino sea lo más sereno y placido posible.
  • ¡Seguimos Adelante! Siempre hacia delante!

  • Este es tu objetivo : Lo conseguirás!

Algunas técnicas que aconsejamos y funcionan

⦿ Superfamosa e igualmente no practicada. Consiste en meditar, empieza por 5 minutos al día en lugar tranquilo y gestiona tu  autocontrol, la concentración.

⦿ Ponte frente a un espejo y lánzale mensajes positivos.  ¿Y qué le digo a “mi yo del espejo”?  Pues muy fácil aquí tienes unos ejemplos: “¡Voy a estudiar a tope!, ¡voy a sentarme y levantarme de la silla con una sonrisa!, ¡voy a recordar todo el tema!, ¡voy a ir tranquila al examen porque los que tienen que tener miedo son los demás!, etc”. Apretad los puños levanta los brazos y repite SI SE PUEDE. SOY LA MEJOR.

⦿ Es una técnica de refuerzo a la anterior, consiste en escribir esos mensajes.

⦿ No hay que permitir que crezcan elementos que lo dañen: la generación de pensamientos positivos implica cortar de raíz los pensamientos negativos

⦿ El primer reto debería ser regar el jardín de la mente a través de la repetición de mensajes positivos que empiecen a interiorizarse y formar parte del subconsciente, que es el que gobierna nuestra vida.

Teniendo como referencia las citas anteriores, queda claro que es importante para cuidar nuestras emociones el dialogar con uno mismo en términos optimistas y tratarse con empatía amabilidad y respeto.